Todo niño tiene derecho a un espectáculo de calidad y no a las porquerías que dan en la televisión.
—Calcetín con Rombosman